Los colores

Psicológicamente hablando, podemos conocer el carácter y el estado emocional de las personas a través de los colores. La influencia de éstos, produce sobre los seres humanos sentimientos tan antagónicos como la agresividad o la serenidad.

La elección del color utilizado en determinados lugares o en algunas de nuestras expresiones más usuales no es casual, así, las paredes de los hospitales suelen pintarse de color verde (transmitiendo sosiego y esperanza a los enfermos), y cuando hemos pasado un mal día nos referimos a el como un "día negro" (transmitiendo un sentimiento negativo).

Especialmente en la terapia, los colores son utilizados para aplicarlos directamente sobre el cuerpo. Una forma muy conocida son la aplicación de rayos ultravioleta, para eliminar gérmenes y bacterias, así como para calmar algún dolor o inflamación en músculos o tendones. Actualmente, se ha estudiado las diferentes frecuencias en que vibran los colores y los efectos que tienen cuando se aplican directamente sobre la piel, especialmente en puntos de acupuntura, logrando calmar en casos de dolor, relajar en casos de estrés, optimizar en casos de depresión o tristeza, activar el sistema inmunológico en casos de infección, fortalecer en casos de debilidad, equilibrar desajustes emocionales, y otros. Los colores son herramientas muy útiles en muchas formas, se puede crear determinado ambiente, se puede combinar la ropa para obtener efectos, y a través de la terapia se obtiene ayuda tanto en los niveles físico, mental como emocional.

  

Estas son las características de los colores más utilizados:

 

NEGRO

Está asociado con la tristeza, la ira y el dolor.

Transmite sentimientos de angustia, apatía y depresión.

Las personas que se visten preferentemente con este color, muestran un comportamiento de reserva y distanciamiento con el entorno que les rodea.

 

BLANCO
Representa la pureza, la luz, la espiritualidad y la creación.
Transmite inocencia, paz, y tranquilidad absoluta.
La persona que se viste con este color muestra una actitud clara, pura y limpia.

 

ROJO

Es el color de la pasión, la agresividad, la energía y la fuerza.

Transmite dominio y atrevimiento.

Las personas que visten habitualmente con este color son enérgicas y viven la vida con total confianza.

 

AZUL

Este color representa la paz, la grandeza, la serenidad y la relajación.

Transmite seriedad, seguridad y tranquilidad.

Los que prefieren este color para vestir son personas pasivas, positivas y buscan el cuidado y la compasión de los que les rodean.

 

AMARILLO

Es el color de la vida, la luz y el Sol, la esperanza, la sabiduría y la búsqueda de la felicidad.

Transmite vitalidad, arrogancia y atrevimiento.

Las personas que visten con este color son dinámicas, autosuficientes, curiosas, con una mente abierta y alerta, y con un elevado sentido de libertad.

 

VERDE

Es el color de la naturaleza y la armonía.

Transmite esperanza, sosiego, equilibrio y ponderación.

Utilizar preferentemente este color denota falta de autonomía y libertad. Sus acciones se basan bajo influencias ajenas.

 

NARANJA

Representa la calidez y la energía sutil.

Transmite entusiasmo, interés por las cosas y anima a los decaídos.

Las personas que visten con este color denotan confianza en sí mismas, amor propio y ambición.

 

VIOLETA

Está asociado a la espiritualidad, el sacrificio y la inspiración.

Transmite discreción, seriedad, y recogimiento.

Las personas que visten este color son sensibles y basan su vida en la espiritualidad. Vestir con exceso este color denota una visión de sí mismo por encima de los demás.

 

MARRON

Es el color de la sumisión y la desconfianza.

Transmite apatía y conformidad.

Quienes visten con este color son personas inseguras, serviles y con una marcada actitud de rechazo hacia sí mismos.

 

GRIS

Este color se asocia con el cansancio, la inseguridad y la depresión.

Transmite tristeza, decepción y aislamiento.

Las personas que visten este color son serias, poco juveniles e indiferentes hacia lo que les rodea. Utilizar en exceso este color significaría que la persona está atravesando por una profunda depresión.